tokonoma-iluminación-a-maceta

A MACETA. Proyectos de iluminación de restaurantes en Santiago de Compostela

Tokonoma iluminación presenta uno de sus últimos proyectos de iluminación en Santiago de Compostela.

 

La Rúa de San Pedro es de esas calles que te encuentras en Santiago de Compostela y te reciben desde sus bajos comerciales con un gran abrazo. Pasear por ella es recordar que siguen existiendo tiendas montadas con generosidad hacia el producto que exhiben, pequeños artesanos del cuero, librerías de poesía, teterías, pastelerías, queserías y restaurantes.

 

Uno de ellos, “A Maceta” en el nº120, te invita a gozar de su comida y sus vinos en un ambiente goloso de detalles. El tratamiento de los espacios, el diseño del mobiliario, su pequeño oasis de jardín y un reservado al fondo, fue un reto para nosotros de todos los proyectos de iluminación que hemos realizado.

 

En Tokonoma ntentamos conseguir en todos nuestros proyectos de iluminación, un conjunto, donde cada objeto que lo integra, se convierta en un elemento que suma para llegar al “todo”.

La idea era clara por parte de sus propietarios, A Maceta, el nombre del local es el hilo conductor del proyecto. La maceta, un contenedor, una pequeña arquitectura para albergar plantas, que nacen de semillas, como los proyectos se gestan de ideas dibujadas sobre el espacio.

15675925_1651930105107758_426480294350669681_o

Partiríamos pues,  desde la entrada del local, con una serie de apliques en pared, de macetas con luz, iluminando una pequeña barra que nos va llevando al centro del local para sugerirnos que aun hay más… Allí una gran chimenea nos habla de otros tiempos, de su boca sale una mesa, diseñada por la arquitecta Cruz Louzao,  una inmensa lengua, donde los comensales se reúnen a degustar el fantástico menú.

Para este espacio pensamos en una iluminación ambiente en foseado de pared, agradable y envolvente, sin triunfalismos,  la arquitectura de sus paredes, la chimenea y el mobiliario tenían suficiente protagonismo.

Las pinceladas de luz vendrían de la mano de pequeños objetos, móviles, transportables, que por su versatilidad resultasen funcionales y agradables,  elegimos para ello la luminaria “FollowMe”, diseño de Inma Bermúdez, portátil y recargable, se puede realmente situar en cualquier lugar, por sus características decidimos también llevar esta luz a las mesitas del jardín, su calidez es idónea tanto para interiores como para exteriores y es una buena sustituta de la luz de vela, idea que perseguíamos también para la terraza.

15774839_1651930858441016_3320715973750964748_o

Este remanso de paz, que es el jardín posee una pasarela cobijada por una cubierta vegetal, de la que descolgamos, una secuencia de luminarias, el modelo ”Santorini” de Marset, nos ofrecía todo lo que para esta zona necesitábamos, una gama de luces directas o reflejadas y un sistema de sujeción apropiado, así como múltiples combinaciones de sus pantallas o aros.

El jardín une el primer cuerpo con el reservado, este último realmente es el corazón del restaurante, aquí está su cocina, iluminada con tecnología led envuelta en una probeta matizada, cumple su función de luz de trabajo.

La cocina se abre para los comensales que decidan disfrutar de este reservado, para el nos decantamos por una iluminación led indirecta , con regulación de intensidad, para acomodar la luz a los diferentes instantes del día.

15724552_1651930908441011_7505787783613878731_o

En otro nivel inferior, hay en un pequeño espacio con una sola mesa que invita a sentarse bajo la luz de una cúpula , cuya superficie interior irregular revestida en color oro, iluminada a través de una cuchara, es un guiño simpático a un ready made. Se trata de la luminaria Stchu-Moon de Catellani Smith, de la misma firma seleccionamos para el aseo, un aplique , el Lederam, otro pequeño divertimento de luz, con posibilidades de graduarla a tu antojo, girando su círculo con interior dorado que lo apantalla.

15724881_1651930988441003_2205956746195510476_o

El colofón de todo este cuerpo es la bodega, en la planta superior, aquí optamos por una iluminación de baja intensidad para no dañar los vinos y que generase una luz ténue.

Quizás cuando visiteis este restaurante noteis  una leve sensación de estar a gusto, en un ambiente afable, generoso y cómodo.

Todos proyectos de iluminación, nacen y va progresando y quizás nunca estén terminados, como esa planta en su maceta que se ilumina en la esquina del jardín.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies